Con la finalidad de generar un claro mensaje acerca de la preservación del medio ambiente, la diseñadora británica, Stella Mccartney, utilizó un tiradero de basura para fotografiar su colección Otoño-Invierno 2017.

Las imágenes muestran a tres mujeres sonriendo y jugueteando entre pilas de desperdicios, con la finalidad de reflejar la situación por la que está atravesando la sociedad. Pero al mismo tiempo, la diseñadora al lado de la fotógrafa Harley Weir, quieren mostrar que todavía hay un poco de esperanza al replantear los métodos que utiliza la industria para fabricar las prendas que están en nuestros armarios.

 

 

 

Foto: Vogue

Total
2
Shares