Una ciudad clásica y cosmopolita al mismo tiempo. Calles empedradas, patios arbolados, finos detalles arquitectónicos y suntuosos interiores, la hacen sin duda una población de encanto.

Su centro histórico está lleno de edificios majestuosos que datan del siglo XVII y XVIII, entre muchos se dice que es la ciudad más bonita de todo México. Dentro de las opciones para conocer San Miguel es el viajar en tranvía, este sale desde la oficina de turismo, en el lado norte del Jardín Principal. Después de un recorrido por los principales puntos de interés, el siguiente destino será el Mirador, un parador con una vista panorámica de la ciudad.

Para quienes disfrutan del arte, sin duda esta ciudad es la ideal gracias a sus continuas inauguraciones de estudios, cursos y talleres que forman parte vital de la pujante escena artística.

En esta ciudad abundan las galerías, las boutiques y las tiendas que venden una amplia gama de arte y artesanías, por lo que no será difícil encontrar recuerdos que llevar a casa.

La mejor opción para salir de la ciudad y disfrutar el puente, es visitar San Miguel de Allende que se encuentra a 265 km al noroeste de la CDMX y a 96 km de Guanajuato.

Total
8
Shares