SEARCH

LUGAR DE HISTORIAS

LUGAR DE HISTORIAS

POR LUIS BERGE   FOTO E INFORMACIÓN CORTESÍA CZECH TOURISM

Empieza el año descubriendo el arte barroco en la República Checa. No puedes perderte ninguna de las experiencias que ofrece este destino.

Sin duda, Praga y el barroco son una combinación que atrapa a los visitantes de la República Checa. El estilo arquitectónico dejó su huella imborrable en la estética de la ciudad del río Moldava.

Se reconoce en los templos, palacios y casas locales, a través de una singular belleza que seduce.

El camino del barroco merece la pena descubrirlo en el pintoresco barrio Nuevo Mundo, ubicado muy cerca del Castillo de Praga, que se esconde en un laberinto de estrechas calles entre casitas medievales. Su joya barroca es la casa “U Zlatého hroznu” que recuerda a un pequeño palacio.

Otro lugar que debes visitar es el barrio Malá Strana, es él está el símbolo barroco de toda la ciudad, la Iglesia de San Nicolás. El Jardín de Vrtbov es un oasis de paz en medio del bullicio de la ciudad, donde los únicos momentos dramáticos que vivirás será al mirar las esculturas de Matyás Bernard Braun.

Cerca de aquí, encontrarás una iglesia en la que aloja el Niño Jesús de Praga.

 

La singular belleza del Barroco destaca entre las construcciones checas que hoy fascinan al mundo.

 

ARTE URBANO

Cruzando el Puente de Carlos decorado con treinta estatuas barrocas, llegarás hasta la Plaza de la Ciudad Vieja, el centro turístico de Praga. Allí podrás admirar la Catedral de San Nicolás y la Basílica de San Jacobo. En su ala norte, verás la tumba barroca del Conde Jan Václav Vratislav de Mitrocive, una de las más bellas del país.

Fuera de la ciudad, están el osario y la iglesia del monasterio de la orden cisterciense en Sedlec, a seis km de Praga, que junto con la iglesia de peregrinación de San Juan Nepomuceno, son las obras del arquitecto Santini Aichel de estilo barroco-gótico, patrimonio de la humanidad de la UNESCO.

Otro edificio que te cautivará es el Teatro Barroco del Castillo de Ceský Krumlov que se considera el más antiguo y el mejor conservado teatro funcional del mundo. Cerca de ahí, se encuentra el pueblo de Holasovice con el conjunto de casa de estilo rústico.

En Moravia el arte arquitectónico se contempla en la Columna de Santísima Trinidad de Olomouc, centro religioso de Moravia, el palacio arzobispal con jardín inglés y floral en Kromeriz; el palacio de Valtice que forma parte del complejo de paisaje artístico-romántico  Lednice-Valtice y la vía crucis en la Colina Santa en Mikulov, sede de la región vinícola más importante del país.

Con ello, el trabajo de célebres arquitectos constituye una atractiva ruta a través de emblemáticos edificios que fascinan a todos los visitantes de la República Checa.

You May Also Like

Leave a Reply