SEARCH

SARA MALDONADO

SARA MALDONADO

FOTOS Dan Crosby MAKE UP Efrain Tirado PEINADO Manuel Oliva STYLING Álvaro Montaño

 

No le teme al personaje ni a la historia. Y parece que tampoco a sí misma. Con los pies en la tierra, da un giro de 180 grados en su look y, al mismo tiempo, abre su alma al revelar sus altos ideales del buen vivir.

Ahora sale del set de grabación. Cae la noche y, después de una jornada que comenzó al alba, Sara Maldonado aún tiene la sonrisa y el ánimo para conversar. Impacta verla con el cambio de look, necesario para interpretar a “La Perris”, una sicaria en la nueva teleserie que saldrá al aire en breve: El Capo. “Todo mundo tiene un lado oscuro que a veces tratan de ocultar”, dice la actriz.

Con más de quince años en la actuación profesional, Sara ha evolucionado tanto en sus personajes como en los nuevos personajes de la televisión. “Todo cambio es bueno, se están desarrollando nuevas plataformas y las digitales permiten a productores, a actores y hasta a los escritores mostrar su talento, es maravilloso lo que sucede para todo el gremio artístico. También es interesante ver, desde lo digital, el nivel de censura que tienen los canales abiertos. Hay temas que no se tocan en la televisión abierta, que son censurados por el gobierno. Aquí el lenguaje y los temas a tratar son más polémicos, más realistas y se me hace interesante la oferta de contenidos que hay, muy diferente a lo que ves todas las mañanas en la televisión tradicional. Ahora pueden escoger lo que más les gusta”.

 

¿Crees que con el Internet hay más libertad creativa?

“¡Claro! Muchísima más libertad, más creatividad, desde el desarrollo de contenidos, hay opciones de hacer otras escenas de ficción, de romper con el formato clásico”.

Desde la actuación, ¿cómo innovas en estos terrenos?

“Es súper importante y súper gratificante que cada personaje tenga características diferentes y no caer en el tradicional personaje de la Cenicienta, en el melodrama clásico. Uno puede interpretar una diversidad de personajes de la a a la z, de todos los colores, de todas las tonalidades, personajes de 180 grados”.

¿Qué personaje te falta interpretar?

“No te podría decir uno porque me faltan muchos personajes qué explotar. Me gustaría más trabajar en proponer los personajes que me interesan y no tanto los que me digan. En mi carrera de casi 15 años como actriz todavía me queda una carrera larga por delante”.

A ESCENA

Sara también ha pisado el teatro y el cine y considera que cada escenario es distinto del otro. Le gustan los tres y cada uno significa un reto, además de una posibilidad de aprendizaje enriquece la profesión”.

¿Cuál es el mayor reto en la televisión?

“Es que la gente me reconozca por los proyectos en los que participo. He tratado de hacer una carrera con seriedad, no me interesa la fama. Yo creo que el reconocimiento llega muy rápido y le llega a cualquiera sin tener ninguna formación, ningún talento. Ahora se puede ser famoso y mi reto es ése, tener un reconocimiento por mi esfuerzo, por mi trabajo y por mis personajes, no simplemente por un hecho aislado y ya”.

¿Qué reto te impone el teatro?

“De entrada, creo que es necesario decir que hay que visitar los teatros, que se necesita público porque hay una crisis en estos espacios. Y en lo personal, que quiero personajes que me den la oportunidad de crecer como actriz”.

 

CONCIENCIA PLENA

Con 36 años y originaria de Xalapa, Veracruz, la actriz suma otra pasión en su vida: la espiritualidad a través de la práctica del yoga. Confiesa que desde niña no se había planteado otra profesión u oficio que la actuación. “Nunca, nunca, nunca. Hasta hace como dos años cuando de repente me pregunté si quería hacer otra cosa que no fuera mi carrera”. ¿Qué estudiar ahora? Se preguntaba. Las ideas fueron desde estudiar nutrición, hasta física. Pero…

“En mi camino se atravesó el yoga y, aunque sé que no es una carrera, me he dedicado a estudiar espiritualidad. Es algo que ocupa buena parte de mi vida”.

 

only23baja-31

¿Cómo llegaste a esta disciplina?

“Hace como quince años empecé a practicarla, pero había sido un ir y venir. Después me clavé como seis años en Bikram Yoga y hace un año lo dejé para clavarme en mis clases. El yoga es mi otra pasión”.

¿Te imaginas dando clases de yoga?

“No, en absoluto, aunque estoy tomando los cursos de preparación para el maestro, no son con el fin de dar clases, sino para adentrarme a la práctica y al conocimiento concreto. Me gustaría aprender sánscrito, conocer los mantras y los sutras. He estado adentrándome cada día más profundamente. Me llama mucho la atención y quiero estar empapada de lo que es el yoga en toda la extensión de la palabra”.

 

¿Piensas hacer un viaje iniciático?

“¡Por supuesto! Ése es mi sueño, definitivamente sí es parte de la aventura. Ahora estoy leyendo la biografía del Yogui, de Paramahansa Yogananda y parte de las enseñanzas es que no tienes que irte a las montañas del Himalaya para encontrar la espiritualidad, que la espiritualidad está dentro de ti en el lugar que estés. Y sí, sí me gustaría conocer la cultura yogui, la cultura hindú, la India”.

¿Aplicas las enseñanzas del yoga en lo cotidiano?

“La práctica se hace cada momento, en el día a día. Cada clase es una lección, por ejemplo, te tienes que sentir cómodo aunque las posturas a veces son sumamente difíciles. Eso mismo aplico a las situaciones de la vida. Que en situaciones complejas hay que estar calmados, es la única manera de encontrar la verdad. Por ejemplo, ayer se me echó a perder mi celular y sentía que se me acababa el mundo, ya quería dormir y no tenía alarma para despertarme a las 6 de la mañana e irme a trabajar. Me empecé a desesperar e hice un drama como de 45 minutos. Si hubiera aplicado mis enseñanzas y entender de otra manera el caos, lo hubiera resuelto rápido. Igual trato de aplicarlo a lo cotidiano, con el tráfico o con un llamado. Creo que todo el tiempo hay que practicarlo porque somos seres humanos y no iluminados. Lo del celular me enseñó que soy humano y tengo que seguir trabajando mi espiritualidad. Todo lo que va sucediendo en mi vida lo voy relacionando con las enseñanzas”.

Sara Maldonado lanzará una plataforma digital a finales de año, en la que compartirá temas fundamentales para un estilo de vida sano al lado de especialistas y expertos en los temas. El bienestar y la nutrición serán los temas centrales, pero también los viajes y la moda enriquecerán los contenidos. “Son 360 grados de bienestar para el cuerpo, mente y espíritu”, refiere la actriz.

DESDE DENTRO

¿Siempre te gustó el arte?

“Desde pequeña fui a clases de ballet, teatro y música. A la edad de las definiciones ingresé al Conservatorio para estudiar piano y ópera, al mismo tiempo estaba en danza contemporánea pero al final decidí por el teatro”:

¿Cómo te podrías definir?

“¡Qué interesante! Hace mucho que no me defino. Me vas a hacer pensar. Pues me considero muy humana, con valores. Honesta y leal. Pienso que soy cariñosa aunque tengo esa dualidad, entre medio ruda pero sensible a la vez. Soy positiva, me gusta trabajar en mí, en mi crecimiento personal, en mi evolución en mi felicidad”.

¿Y tus defectos?

“Defectos tengo un chorro pero creo que hay que preguntárselos a las personas que están a mi alrededor”.

¿Qué no te gusta de ti?

“Soy un poco desidiosa”.

¿Piensas o deseas ser madre?

“Sí, creo que sí. Cuando era joven no era algo que me pasara por la cabeza, o casarme o tener hijos y formar una familia pues mi expectativa era hacer todo lo que he estado haciendo pero ya a esta edad tengo poco tiempo para plantearme esta necesidad”.

 

Sara Maldonado está concentrada en el presente en las grabaciones de “El capo” que se extenderán dos o tres meses más. Junto a Mauricio Islas, Irán Castillo, Miguel Rodarte, Marisol del Olmo y 380 actores más, reflejan la realidad mexicana del narcotráfico. Ya había interpretado personajes en “La Reina del Sur” y en “Camelia la Texana”.

¿Este tema tiene futuro en el mercado latinoamericano?

“¡Híjole, muchísimo! Yo creo que están en su punto máximo, aunque como todo, algún día pasarán de moda pero ahora es lo que está pidiendo el mercado”.

¿Eres la mala o la buena?

“Aquí no hay personajes buenos ni malos, son humanos. Complejos. Mi personaje es muy leal, honesto, transparente pero también es un personaje de carácter fuerte y de sangre fría. Ya no funcionan los personajes buenos o malos, han cambiado”.

You May Also Like

Leave a Reply